El Observatorio Vodafone de la Empresa


¿Qué impulsa el auge de la tecnología alimentaria?

NELL LEWIS


¿Qué impulsa el auge de la tecnología alimentaria?

Son muchas las personas que visitan Israel por su falafel y su shakshuka, pero el país es menos conocido por su tecnología alimentaria. Sin embargo, Israel, hogar de más de 350 compañías de tecnología agrícola y alimentaria, juega en primera división. En 2018, la inversión anual en el sector de la tecnología alimentaria en Israel llegó a los 100 millones de dólares estadounidenses, según un informe reciente de Start-Up Nation Central.

Esto lo convierte en un jugador importante en un mercado en auge: BIS Research predice que el valor del mercado mundial de la tecnología alimentaria  superará los 250 mil millones de dólares estadounidenses en 2022. “Están ocurriendo muchas cosas en un sitio tan pequeño”, dice Tamar Weiss, jefa de desarrollo del sector de tecnología agroalimentaria de Start-Up Nation Central.

Weiss cree que esto se debe a la ambición de Israel de abordar los desafíos ambientales y éticos que existen en torno a la agricultura. “La gente es consciente de ello en su propia vida personal, y esto es lo que realmente impulsa el auge del sector”, añade.

Alimentos sostenibles

En 2017, Didier Toubia creó Aleph Farms, una compañía de alimentos israelí que elabora carne de vacuno cultivada en un laboratorio a partir de células de vaca. “El objetivo era devolver el equilibrio a la naturaleza y utilizar los recursos naturales de la tierra de una manera más sabia”, dijo a CNN Business. La compañía ha recaudado 14 millones de dólares estadounidenses hasta la fecha y el año pasado fue noticia en todo el mundo por elaborar el primer filete de ternera sin tener que sacrificar ni un animal. En octubre, cultivaron con éxito por primera vez carne en el espacio.

Este experimento demostró que la carne cultivada puede ser una forma de producir proteínas de alta calidad utilizando menos recursos, dice Toubia. Barclays predice que, durante la próxima década, el sector de la carne alternativa podría alcanzar cerca de los 140 mil millones de dólares estadounidenses en ventas, con compañías como Impossible Burger y Beyond Meat a la cabeza.

Aunque todavía no está comercializado, el mercado de la carne cultivada también está en expansión, y el número de startups en el sector pasó de cuatro a finales de 2016 a más de dos docenas el año pasado, según The Good Food Institute. Esta situación de prosperidad en Israel se debe en parte a la Autoridad de dInnovación del gobierno, que ofrece subvenciones a empresas y ha financiado una incubadora de tecnología alimentaria por valor de 28 millones de dólares estadounidenses.

Pero se debe también a la cultura del país. “En Israel, hay mucha conciencia del bienestar animal … Creo que es un concepto muy arraigado en la tradición judía “, dice Toubia. Weiss añade que la cultura kosher “crea mucha conciencia sobre la comida: que sea limpia, que se cocine de una manera específica, o vinculando valores a la comida”.

Bienestar animal

Yehuda Elram, director general de la startup EggXYt, con sede en Jerusalén, está de acuerdo en que la compasión hacia los animales es un valor importante en la religión judía. “Los judíos son consumidores con conciencia que exigen que las empresas cumplan con ciertas reglas, entre ellas, acabar con la crueldad animal”, dice. EggXYt ha desarrollado una tecnología que puede detectar el género de los pollos durante la incubación de los huevos, para evitar la práctica del sacrificio de pollos machos en la cría de aves de corral, que busca pollos hembra para la producción de huevos. Cada año, se matan aproximadamente siete mil millones de pollos machos después de que nazcan, según estimaciones de la industria.

Separar los huevos machos de los huevos hembra antes de incubarlos evitaría esta situación y, al mismo tiempo, sería una ayuda desde el punto de vista económico: las fábricas ahorrarían espacio y energía al no tener que incubar los huevos macho, y estos huevos podrían utilizarse en la industria alimentaria o cosmética.

EggXYt es una de las startups que trabajan sobre estos temas, pero es única en su método no invasivo que trabaja con los huevos antes de la incubación. Utilizando CRISPR, una herramienta de edición de genes, insertan un biomarcador detectable en el ADN de la gallina ponedora que marca el género de los huevos sin efectos secundarios. Una vez puestos los huevos, se pasan por un escáner que identifica los huevos machos debido a su luz fluorescente. “Su índice de precisión es muy alto y no afecta en la incubación de los huevos femeninos. Y la industria acaba con siete mil millones de huevos macho que no se acaban incubando como producto añadido, en lugar de ser un desperdicio”, dice Elram.

Si bien EggXYt no desveló su valor, la compañía obtuvo subvenciones por valor de 4 millones de dólares estadounidenses de la Autoridad de Innovación de Israel y del programa Horizonte 2020 de la EU, entre otros, explica Elram. Su tecnología se encuentra actualmente en fase de aprobación regulatoria.

Atención médica personalizada

La salud es otra tendencia importante en el ámbito de la tecnología alimentaria de Israel, y empresas como Amai Proteins y DouxMatok están desarrollando alternativas al azúcar. MyFavorEats, otra startup con sede en Tel Aviv, ha desarrollado un algoritmo que personaliza las recetas de cocina online, y propone alternativas cuando los ingredientes no están disponibles o para adaptarlos a las necesidades dietéticas de los usuarios.

“Por ejemplo, personas diabéticas que necesitan una cierta cantidad de carbohidratos por comida, o deportistas profesionales que tienen que contar las proteínas”, dice Orly Rapaport, director general de la compañía. El algoritmo, que ha sido entrenado con 1 millón de recetas, ha aprendido a reconocer la función de cada ingrediente, así como su sabor y textura. Aunque todavía no está en el mercado, esta tecnología estará disponible a través de aplicaciones de bienestar y salud o editoriales de libros de cocina.

Esta aplicación satisface la tendencia al alza del veganismo y el vegetarianismo, pero también da respuesta al aumento de las alergias alimentarias. La Organización Mundial de la Alergia estima que entre 240 y 550 millones de personas en todo el mundo tienen alergias alimentarias.

Descargar artículo