El Observatorio Vodafone de la Empresa


NELL LEWIS


Este suplemento puede reducir las emisiones de metano de las vacas y generar ingresos para los ganaderos

Con más de 1.400 millones de vacas en el mundo, la ganadería es responsable de casi el 10% de todos los gases de efecto invernadero que generan las actividades humanas. Una parte importante proviene del gas metano que emiten las vacas, pero un nuevo suplemento alimenticio podría reducir esas emisiones en un 30% de promedio, según sus creadores. Si todas las vacas del mundo tomaran este suplemento, la reducción de las emisiones podría equivaler a retirar más de 300 millones de coches de las carreteras europeas.

Este suplemento, desarrollado por la startup suizo-británica Mootral y elaborado a base de extractos de ajo y cítricos, se mezcla con el pienso regular para el ganado y reduce las emisiones de metano en una cantidad equivalente a una tonelada de dióxido de carbono por vaca y año.

La empresa convierte este ahorro en créditos de carbono, aprobados por Verra, un programa global de compensación voluntaria de emisiones de carbono, que se venden a las empresas que quieren compensar sus emisiones. Los ganaderos se quedan las ganancias derivadas de la venta de los créditos de carbono y así pueden costear su inversión inicial en el suplemento e interesarse en comprar más, ha dicho a CNN Business el director ejecutivo de Mootral, Thomas Hafner.
«Los créditos de carbono son una importante herramienta de estímulo para impulsar la adopción de tecnologías respetuosas con el clima», ha explicado Hafner.

Mercados de productores agrícolas

La granja Brades en Lancashire, noroeste de Inglaterra, es la primera granja comercial que se ha beneficiado del programa de créditos de carbono de Mootral. Su rebaño, de 440 vacas lecheras, se alimenta con el suplemento alimenticio dos veces al día. El suplemento alimenticio ayuda a impedir que los microbios en el estómago de las vacas produzcan metano, que generalmente se produce al digerir material vegetal fibroso, como el pasto.

«Es difícil vivir de la producción lechera, siempre hay facturas que pagar», ha dicho Joe Towers, que dirige la granja con su hermano Ed. «Los créditos de carbono son una verdadera oportunidad … para compensar este gasto a los ganaderos», ha afirmado.

El suplemento alimenticio tiene un beneficio comercial adicional para la granja. Al comercializar sus vacas como animales con niveles bajos de metano, los hermanos han encontrado un nicho de venta de leche de primera calidad a las cafeterías de Londres.
Los llamados «CowCredits» de Mootral no son baratos. Salieron al mercado en abril con un precio aproximado de 80 dólares estadounidenses y cada uno compensa una tonelada de CO2.

En comparación, las compensaciones forestales cuestan una media de 4 dólares estadounidenses por tonelada de CO2, según la firma de investigación Ecosystem Marketplace. Pero Hafner cree que existe una demanda de créditos que ofrecen una «reducción inmediata y verificada» de las emisiones, en lugar de los que prometen reducciones futuras que quizá no lleguen lograrse.

Con las empresas bajo una presión cada vez mayor para reducir su impacto climático, la demanda de compensaciones está creciendo. Ecosystem Marketplace estima que, en 2019, el mercado global de compensaciones voluntarias tuvo un valor de 320 millones de dólares estadounidenses, más del doble de su valor dos años antes.

El Grupo de Trabajo sobre la Ampliación de los Mercados Voluntarios de Carbono, una iniciativa del sector privado, estima que podría llegar a valer más de 50.000 millones de dólares para 2030. Hasta ahora, Mootral ha generado más de 300 CowCredits. Quiere generar 10.000 en el próximo año y conseguir una inversión de 2,5 millones de dólares estadounidenses para ampliar sus operaciones.

Expansión

Aun así, existen retos por delante. La cantidad de metano que reduce el suplemento alimenticio depende de la raza y el entorno de las vacas. Hasta ahora, Mootral solo ha realizado pruebas exhaustivas en las dos razas que tienen en la granja Brades, pero según Hafner tienen previsto realizar más estudios en diferentes partes del mundo. Las diferentes rutinas de alimentación para el ganado de carne y el lechero añaden otra capa de complejidad.

Aun así, Hafner confía en que Mootral encontrará una solución, y la compañía pronto empezará a realizar pruebas en un rancho en Texas con 12.000 cabezas de ganado. Liam Sinclair, profesor de ciencia animal en la Universidad Harper Adams de Reino Unido, dice que será necesario analizar qué efectos tiene el producto de Mootral a largo plazo, ya que existe el riesgo de que los cambios en la dieta afecten a la digestión de las vacas, y podría llegar a reducir su crecimiento o la producción de leche.
«También es muy importante que el producto esté disponible y sea rentable en los países en desarrollo si se quiere lograr una reducción significativa en la producción de metano», ha agregado.

Descargar artículo