El Observatorio Vodafone de la Empresa


GIOVANNI PRATI


Cómo salvar a los peces con redes inteligentes y escáneres

La pesca comercial está acabando con la vida en nuestros océanos.  Las redes de arrastre capturan peces a un ritmo más rápido de lo que tardan las poblaciones en reponerse, además de capturar también delfines y tortugas con sus enormes redes. En 2017, más de un tercio de las poblaciones de peces en el mundo estaban sobreexplotadas , y aunque el problema es más grave en los países en desarrollo, la Unión Europea espera que la inversión en tecnología pueda ayudar a solucionar el problema en sus aguas.

Está financiando un proyecto llamado SmartFish H2020, que lidera la empresa noruega SINTEF Ocean, en colaboración con empresas pesqueras, proveedores de tecnología y universidades para diseñar equipos que reduzcan el impacto de la industria en la vida marina. Entre otras innovaciones, está probando un nuevo tipo de red de arrastre llamada SmartGear. Esta red emite sonidos y utiliza luces LED de diferentes colores e intensidades para atraer solo a las especies que se quieren pescar, mientras impulsa a otros peces a alejarse. «Queremos hacer la vida más fácil a los pescadores», ha explicado a CNN Business Rachel Tiller, investigadora científica senior de SINTEF Ocean. «El problema es que no tenemos datos. No sabemos cuánto peces hay en el océano y necesitamos esta información.»

CatchScanner, la otra esperanza

SINTEF está tratando de remediar esta situación mediante láseres que escanean los peces que pesca un barco. Otra tecnología que se está probando es CatchScanner, que genera una imagen en color 3D de los peces que se analiza mediante inteligencia artificial para estimar su peso e identificar su especie. CatchScanner también podría ser útil para garantizar que se cumplen las normas; algunos barcos pesqueros capturan más peces de lo que permiten las cuotas de la UE, o peces de especies y tamaños no permitidos. Con CatchScanner se podría evitar porque puede recopilar automáticamente información sobre capturas en una base de datos que se podría poner a disposición de las autoridades, como las agencias nacionales de guardacostas.

En Europa, la industria pesquera emplea a unas 75.000 personas. Dado el aumento de la demanda de productos del mar y la creciente presión sobre la vida marina, en su presupuesto para el período 2014-2020, el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca asignó 6.400 millones de Euros (7.600 millones de dólares estadounidenses) a proyectos como SmartFish, para modernizar el sector pesquero, controlar las cuotas, recopilar datos sobre especies comerciales y crear trabajos sostenibles. «Nuestra idea es digitalizar completamente toda la cadena de suministro», ha explicado Vivian Loonela, portavoz de la Comisión Europea para Asuntos Marítimos y Pesca. Dice que proyectos como SmartFish pueden ayudar. «Necesitamos tecnologías inteligentes y estamos aprovechando el potencial de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.»

La Unión Europea no puede obligar a los Estados miembros a adoptar las innovaciones de SmartFish y su éxito dependerá de la demanda del mercado. Sin embargo, Tiller dice que muchas empresas pesqueras de Europa han mostrado interés. «Tener algunas de estas tecnologías en los barcos puede ser muy costoso», ha dicho. «Para que a los pescadores les interese tenerlas en sus barcos, tienen que ver sus ventajas». El pescador Aitor Larrañaga pronto probará la red de arrastre SmartGear en la costa española con su empresa Larrasmendi Bi. Se muestra optimista con la tecnología inteligente y cree que la industria pesquera necesita innovar para ser más sostenible. «El mundo evoluciona», ha dicho. «No podemos trabajar como lo hacíamos hace 200 años.» 

Descargar artículo