El Observatorio Vodafone de la Empresa


ADRIAN LYDON


Adiós al silicio: un nuevo material podría transformar el sector de la energía solar

La energía solar está lista para la que podría ser su mayor transformación en más de medio siglo. La próxima generación de paneles solares se está elaborando a partir de un tipo de material llamado perovskitas, y podrían llegar a ser dos veces más eficientes que los modelos actuales y lo suficientemente flexibles para envolver edificios enteros.

La primera placa solar capaz de alimentar equipos eléctricos cotidianos se fabricó en la década de 1950 en los laboratorios Bell Labs , en Nueva Jersey. En aquel entonces, los paneles a base de silicio eran muy caros y solo convertían el 6% de la luz solar en electricidad. Desde entonces, los costes se han reducido de forma importante y los paneles solares de silicio de hoy en día pueden convertir hasta el 22% de la luz solar en energía. Pero están casi al límite en términos de eficiencia. Ahora, la perovskita ofrece la posibilidad de aumentar de forma importante la producción de energía y, en última instancia, podrían reemplazar al silicio por completo.

Los investigadores de Oxford PV, una empresa fundada desde la Universidad de Oxford, dieron un paso importante en 2018. Al recubrir el silicio con perovskita, lograron un 28% de eficiencia. La compañía cree que se podrá superar el 40%. Si se mejora la eficiencia de los paneles solares se podría conseguir más energía con menos paneles, con lo que se reduciría el coste y la cantidad de terreno, mano de obra y equipo necesarios para gestionarlos.

«Si queremos que toda la energía que generamos sea energía solar fotovoltaica tenemos que seguir bajando el precio», ha explicado a CNN Business Henry Snaith, profesor de física en la Universidad de Oxford y cofundador de Oxford PV. «Una forma de hacerlo es aumentar la eficiencia o la potencia que se logra con una placa solar, y es aquí donde la perovskita entra en juego.»

Potencial solar

La perovskita fue descubierta en 1839. Oxford PV usa una versión sintética, hecha a partir de materiales económicos que abundan en la corteza terrestre, mientras que otras compañías usan variaciones del mineral original, llamadas colectivamente perovskitas. Con la perovskita se logra una mayor eficiencia solar y, además, funciona mejor que el silicio a la sombra, en días nublados o incluso en interiores. La perovskita se puede imprimir con una impresora de inyección de tinta y puede ser tan delgada como el papel.

Oxford PV espera que la perovskita acabe por reemplazar por completo al silicio. «En las próximas décadas, con los recubrimientos solares de perovskita se podría amentar aún más la eficiencia, reducir el peso y el costo de envío de los equipos solares», ha dicho Varun Sivaram, experto en energía y autor de «Taming the Sun: Innovations to Harness Solar Energy and Power the Planet «, que trabajó con Snaith mientras estudiaba en Oxford.

Dice que, a medida que avance la tecnología, la perovskita se podría rociar o laminar sobre superficies flexibles. Podría incluso envolverse edificios enteros con revestimientos solares semitransparentes. Oxford PV quiere empezar a construir células de perovskita y silicio a principios del próximo año en una nueva fábrica especializada en Brandeburgo (Alemania). Calcula que con estas células los particulares podrían ahorrar hasta 1.000 dólares estadounidenses en la compra e instalación de un sistema solar de calidad media.

Saule Technologies, con sede en Varsovia, es otra empresa que trabajan con perovskita y que ha conseguido financiación por valor de 10 millones de euros (unos 11.7 millones de dólares estadounidenses) de la empresa polaca de energía fotovoltaica Columbus Energy.

El mes pasado, Saule Technologies empezó a imprimir células solares de perovskita utilizando impresoras de inyección de tinta en su nueva fábrica de Varsovia. A principios del próximo año, empezará a suministrar células solares a la constructora sueca Skanska Group, que quiere ser la primera promotora inmobiliaria en utilizarlas en la fachada de un edificio a escala comercial. «Va a transformar el sector energético, porque funciona en todas las condiciones de iluminación», dice la cofundadora de Saule Technologies, Olga Malinkiewicz. «Puede ser flexible. Es un material maravilloso. A los arquitectos les va a encantar.»

Descargar artículo