El Observatorio Vodafone de la Empresa


PETER VALDES-DAPENA


Estos fabricantes de automóviles piensan que los coches eléctricos pequeños son la próxima gran novedad

Desde hace ya tiempo, a los estadounidenses les apasionan los grandes coches todocamino, con más espacio para pasajeros y equipaje del necesario y autonomía para distancias mayores de las que la mayoría conducimos a diario. Pero ahora, varias startups apuestan por vender automóviles que ofrecen exactamente lo contrario.

Estas empresas emergentes apuestan por pequeños coches eléctricos con capacidad para una o dos personas y que, en muchos casos, recorren distancias relativamente cortas con una sola carga.
Es una idea que va contra la tendencia general y que ya se ha intentado, y ha fallado, antes. Pero las mejoras tecnológicas, que permiten una autonomía de más de 160 Km con baterías muy pequeñas, pueden hacerlo posible.

Sin embargo, el precio podría ser un problema: estas compañías de coches quieren que los consumidores vean su tamaño reducido y bonito diseño como un valor añadido por el que vale la pena pagar casi tanto como por un coche más grande. A veces funciona, como con el Mini Cooper, pero no es fácil conseguirlo.

«Es como comprar un [Porsche] 911. Te hace destacar. Gusta mucho», ha dicho Eric Ibarra de Kelley Blue Book. «Entiendo que a la gente le puedan gustar estos coches, pero en circunstancias muy especiales». Aun así, será difícil de vender, ha afirmado. Los compradores de coches tienden a evaluar el valor de un coche de una forma bastante sencilla: si pagamos más, esperamos obtener más.

Descargar artículo