El Observatorio Vodafone de la Empresa


¿Podría el ‘blockchain’ ayudarnos a ser compradores más éticos?

NELL LEWIS, CNN BUSINESS


¿Podría el ‘blockchain’ ayudarnos a ser compradores más éticos?

Los consumidores están cada vez más interesados en saber de dónde vienen sus alimentos y cómo se envasan. Muchas personas incluso cambian sus hábitos de consumo en base a esta información. El blockchain puede facilitar el seguimiento del proceso de producción de productos básicos a través de complicadas cadenas de producción y ofrecer a los consumidores los datos que necesitan para tomar decisiones informadas.

Este libro de cuentas público online crea un registro de transacciones permanente e inmutable. Cada transacción lleva un sello con fecha y está vinculada a la anterior, de modo que no se pueda modificar posteriormente.

Crear una cadena de producción justa

La trazabilidad que ofrece la cadena de bloques es inestimable para desentrañar cadenas de producción asociadas con prácticas ilegales y abusos contra los derechos humanos.
Hablemos de la pesca, por ejemplo. La pesca ilegal representa el 31% de las capturas en todo el mundo, según la Fundación Justicia Ambiental. World Wildlife Fund trata de abordar este problema mediante un proyecto para trazar con el blockchain la pesca de atún en el Pacífico. En enero, el grupo lanzó una plataforma de seguimiento llamada OpenSc.
Se coloca una etiqueta electrónica a cada atún en cuanto está a bordo de un buque, que se registra automáticamente en el muelle y la instalación de procesamiento. A medida que el atún se prepara para su venta y se envasa, recibe un código QR específico. El consumidor puede escanear este código para ver dónde se capturó, elaboró, procesó y cómo se transportó el pescado a la tienda.

World Wildlife Fund utiliza los datos obtenidos para analizar los abusos contra los derechos humanos en la industria, como el trabajo forzoso y la esclavitud moderna ya que facilitan información sobre los trabajadores en la cadena de suministro y sus condiciones laborales. “No es una varita mágica”, dice Dermot O’Gorman, director general de World Wildlife Fund Australia, “pero es una herramienta que ayuda a acabar con el comercio de esclavos”.

O’Gorman dice que World Wildlife Fund espera extender esta práctica a otros productos, como el papel, la carne de vacuno, el aceite de palma y los productos lácteos.
“Si no somos capaces de resolver, por ejemplo, los aspectos ilegales en la pesca o los abusos contra los derechos humanos en la industria del aceite de palma, no conseguiremos un planeta sostenible”, dice.

Racionalizar la cadena de producción

Las cadenas de producción complejas pueden ser difíciles de digitalizar. El desafío está en convencer a los pescadores o agricultores para que apliquen la tecnología en el origen. O’Gorman dice que ofrecer un incentivo financiero ayuda. Dice que muchos pequeños productores están interesados en OpenSC porque les ayuda a optimizar las operaciones y reducir gastos ya que elimina los cuellos de botella y permite realizar previsiones más precisas de la oferta y la demanda.

Ramesh Gopinath, uno de los responsables de IBM Food Trust, una red global de proveedores y minoristas que incluye a Walmart y Carrefour, dice que el blockchain también puede influir mucho en la eficiencia. “El intercambio de información a lo largo de la cadena de producción tendría importantes beneficios en cuanto a mejorar la frescura de los alimentos que llegan al consumidor final y reducir la generación total de deshechos”, explica.

El acceso a los datos permite a los proveedores anticipar las condiciones del mercado con mayor precisión y localizar el origen de los ingredientes, lo que en última instancia acorta la cadena de producción, explica Gopinath. El uso de herramientas digitales en la cadena de producción podría suponer una reducción en la pérdida de alimentos y deshechos de hasta 120.000 millones de dólares anuales, según un informe de 2018 realizado por Boston Consulting Group.

Cadenas de producción de confianza

La trazabilidad también conlleva responsabilidad, porque la cadena de bloques puede ofrecer una garantía inalterable del origen de un producto.
Esto es muy importante en el caso de productos en los que el fraude alimentario es común, como el aceite de oliva, producto prioritario para la Comisión Europea en la lucha contra las actividades fraudulentas. “Podemos tener una botella con nombre italiano, pero puede no contener necesariamente aceite italiano”, dice Susan Testa, directora de innovación culinaria del productor de aceite de oliva Bellucci.

Para demostrar su procedencia, tanto a los consumidores como a los minoristas, Bellucci utiliza la tecnología del blockchain, desarrollada por Oracle , en toda su cadena de producción.
“Tanto consumidores como minoristas quieren saber la distancia que hay entre el producto final y su origen”, dice Testa. “De esta forma, se sienten a gusto con la marca y con lo que están comprando”.

Descargar artículo